Como evitar burbujas de aire cuando cocinamos la arcilla polimérica

La arcilla polimérica es un material muy noble, fácil de trabajar que te da la posibilidad de realizar todo tipo de creaciones. Sin embargo, a veces hay pequeños detalles que no nos gustan que aparezcan en las piezas ya cocinada: las burbujas de aire. En las siguientes líneas les damos algunos consejos de como evitarlas y cómo removerlas de nuestros proyectos.


Las burbujas de aire se forman en nuestra arcilla al momento de cocinarla en el horno. Es fácil de darnos cuenta porque, cuando retiramos la pieza, veremos que se han formado pequeñas erupciones que sobresalen de la superficie. Generalmente estas burbujas es aire se forman por un excesivo amasado que retiene el aire dentro de la masa o también por no estirar correctamente la arcilla antes de cocinarla. También se pueden formar porque la superficie que estamos utilizando no es completamente lisa. Si queda aire en el interior de la arcilla, al momento de cocinarla, aparecerán estas pequeñas erupciones ya mencionadas.


¿Cómo evitar que aparezcan?


Siempre es recomendable utilizar maquinas para acondicionar la arcilla para ajustar el grosor de la pieza que queremos y para también, tener un alisado parejo que evitará que el aire quede contenido en el interior de la arcilla. También puedes utilizar palos de amasar de acetato o un plástico deslizante, que facilitará mucho el estirado de la arcilla y evitará que se formen burbujas de aire.


Otro truco para evitar que se formen esas burbujas es utilizar cualquier elemento de entrecasa que sirva de prensa mientras se cocina nuestra pieza. Puede ser un vaso con fondo liso, un plato llano, una losa o cualquier otro elemento que puedas tener a mano y que sea apto para horno. Esto ayudará a que, mientras la arcilla se cocina, las burbujas no aparezcan en la superficie.


¿Puedo alisar la arcilla si aparecen estas burbujas?


Si has horneado tu pieza y aparecen burbujas, no te preocupes que es muy fácil removerlas. Solamente debes utilizar papel de lija de hoja fina y suavemente aplicarla hasta dejar la superficie completamente lisa. Este proceso es completamente seguro puesto que no altera el color, la arcilla se mantendrá firme e incluso puedes pintarla con pintura acrílica o esmalte para darle un acabado más preciso.


Siempre recuerda de respetar los tiempos para cocinar la arcilla y la temperatura indicada por el fabricante para obtener los mejores resultados.

25 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo