top of page

¿Cómo puedo acondicionar la arcilla polimérica?

Una de las razones por las cuales elegimos trabajar con arcilla polimérica es por su practicidad y durabilidad. A diferencia de otros materiales como la porcelana fría o la arcilla que seca al aire, la arcilla polimérica no se seca con el contacto con el aire, lo que nos permite hacer todas las modificaciones que queramos antes de cocinarla.



Ahora bien: ¿Qué pasa si mi arcilla esta tan dura que no puedo siquiera amasar?

Hay situaciones que pueden posibilitar que la arcilla se endurezca y tengamos que acondicionarla para volver a trabajar con ella de forma normal. Esto puede suceder si no se conserva debidamente (sucede cuando las tiendas no se preocupan en tener los recaudos correspondientes al momento de exhibir el material en los estantes de venta) o si ha estado almacenada en lugares cálidos o en contacto directo a la luz solar.

Lo importante es que TODAVIA SE PUEDE USAR, solo necesitamos acondicionarla de forma sencilla y rápida.


Una de las formas más fáciles es utilizando suavizante liquido para arcilla polimérica porque nos permitirá en pocos segundos recuperar la flexibilidad del material. Esta solución de base aceitosa se aplica directamente sobre el material y lo único que debemos hacer es amasar suavemente hasta que la arcilla comienza a recuperar la suavidad. Siempre es aconsejable aplicar pocas gotas para no ablandar demasiado el material. Se recomienda que utilicemos 4 a 5 gotas por cada 50gm. En el caso que nos excedamos con el aceite, simplemente utilizar papel absorbente para quitar el sobrante del material.


Si nuestra arcilla esta tan dura que se resquebraja cuando intentamos separarla puedes probar el siguiente truco: en un recipiente corta toda la arcilla en pequeños trozo (aunque se desmigaje por completo apenas la separemos) agregaremos unas 7-8 gotas de suavizante y mezclamos un poco hasta asegurarnos que todas las piezas estén empapadas con aceite. Posteriormente dejamos reposar durante una noche para que el aceite penetre bien en el materia, lo que facilitará aún más el acondicionamiento de la arcilla y hacerla súper flexible. Al día siguiente solamente comenzar a amasar los pequeños trocitos con las manos y a medida que este se comience a hacer más flexible, vamos incorporando los demás trozos hasta que todos ellos queden unidos y que la masa quede completamente flexible.


En caso que no dispongas de suavizante liquido para arcilla polimérica, no te preocupes, también puedes utilizar ACEITE DE BEBE que tendrá un efecto similar al diluyente. El procedimiento a seguir es el mismo en cualquiera de los casos y obtendrás los mismos resultados.


Otra forma de suavizar el material es utilizando arcilla polimérica transparente o traslúcida porque no altera el color. La forma de emplear es muy fácil: agregamos un poco de arcilla transparente y poco a poco empezamos a amasar de forma envolvente para que se vayan mezclando de forma homogénea y empecemos a sentir que se vuelve flexible y elástica.


Un dato interesante es que ninguno de los "médiums" que utilicemos para suavizar nuestra arcilla afecta los colores y tampoco altera el tiempo y la temperatura de horneado. Recuerden que la arcilla la pueden almacenar en bolsas plásticas tipo Ziploc, cajas térmicas o incluso el refrigerador. Eviten que se expongan al sol o a ambientes con temperatura mayor a los 35 grados para que siempre este en óptimas condiciones.



Comments


bottom of page